Lo que una empresaria dijo

Ánimo


AMLO divide al pueblo

AMLO divide al pueblo


Junio 03, 2020 17:42 hrs.
Empresas Nacional › México Ciudad de México
Ánimo › El Informador Analítico

’Anoche dormi tan solo 4 horas, tengo paz en mi vida, actuo cara a Dios pero creo es necesario publicar esto.

Basta Ya, el empresario, el emprendedor, el profesional por cuenta propia no es el mal, es el bien que produce riqueza y bienestar.

Hoy me dolió profundamente mi alma, no puedo comprender cómo una persona pueda inducir al odio y la confrontación; y me doy por aludida porque soy empresaria, fui desde joven emprendedora vendiendo fruta, comida, pasteles, ropa, artesanías y arreglos de flores. Además de eso, estudie en la universidad y me fui superando cada día, vengo de una familia trabajadora acomodada, gracias a un padre que de campesino analfabeta hasta los 9 años, se superó a hablar 3 idiomas y formó su familia y luego a base de trabajo y sacrificios fue empresario, y ha mucha honra nadie puede decir que les robó. Mi mamá también emprendedora tuvo su taller de costura, su juguetería la Casita, donde más de alguno de los que me leen habrán comprado un lego.

Trabajaron hasta los 85 y 90 años respectivamente, no por necesidad sino por que para nuestra familia el trabajo no lo hizo Dios como castigo, era una bendición que nos traía beneficios a nosotros y los que nos rodeaban. En ese ambiente me desarrollé.

Hoy soy empresaria, de mi empresa dependen 35 familias, todas y cada una pueden dar testimonio que jamás les hemos dejado de pagar salarios ni prestaciones, y siempre han contado con nosotros como su otra familia.

El empresario o dueño de negocio no es satanás, ni el diablo, es una persona que le gusta trabajar y por ende ’Niega el ocio’, de ahí viene la palabra negocio.

Somos los primeros en estar ahí siempre, en cargar y descargar, en terminar días de 16 horas laborales mis hijos, mi esposo y yo y algunos del equipo.

No somos esa lacra, escoria a la que se refieren hoy de nosotros, somos los que pagamos salarios, impuestos, tasas, invertimos nuestro dinero y nuestra salud no solo para ganar dinero, sino para generar empleo y nosotros, particularmente, para cambiar la educación.

Muchos empresarios como nosotros nos hemos fajado, pagamos lo que nos corresponde y no es justo que se nos trate de lacra, ladrones, cuando en otros países al empresario se le agradece su apoyo.

No me lo preguntan pero hay miles de empresarios como nosotros llorando en silencio, exponiéndonos, trabajando como podemos, enterrando uñas, para salir adelante. Reconvirtiéndonos , ingeniando haciendo de todo.

Habemos miles trabajando muchísimo y socándonos el cincho para que nuestra gente se ’quede en casa’ aunque sabemos que esto ya no tiene sentido. Y solo nos estamos sumiendo en la pobreza , cuando hay protocolos adecuados.

Pedimos respeto, pedimos que no haya más odio de clases y que no utilicen la división y el resentimiento, esto no nos llevará a nada. Cuando muchos se hayan ido, lloráremos; porque el empresario buscará donde seguir generando, pero el pueblo, ese será el fregado.

Hagan un recuento y piense cuántas fundaciones y organizaciones de los empresarios, son los que siempre tienden la mano en caso de necesidad.

Sabemos que no votamos por el presidente pero el pueblo lo eligió, y aún así aquí estamos. Basta ya de odio, ya sufrimos demasiado.

La mejor manera de destruir la sociedad es minando las relaciones entre sus ciudadanos. Es sembrando odio; y cuidado, que esta vida es corta y si realmente creemos en Dios actuemos como que sabemos que si aquí generamos infierno no habrá cielo.

Los empresarios no somos delincuentes, los delincuentes son otros... pongamos los ojos en ellos.

Si lo sientes asi compartámoslo por que ya Basta de tanto odio.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.