AMLO VIOLA LA LEY AL DECRETAR OBRAS SIN LICITACION - El presidente Andrés Manuel López Obrador dio hoy otro golpe autoritario a los mexicanos al declarar de interés público y seguridad nacional los proyectos de infraestructura de su gobierno. - Cuauhtémoc - elinformadoranalitico.com


AMLO VIOLA LA LEY AL DECRETAR OBRAS SIN LICITACION


El presidente Andrés Manuel López Obrador dio hoy otro golpe autoritario a los mexicanos al declarar de interés público y seguridad nacional los proyectos de infraestructura de su gobierno.

AMLO VIOLA LA LEY AL DECRETAR OBRAS SIN LICITACION

Noviembre 23, 2021 11:11 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
ELVIA ANDRADE BARAJAS › El Informador Analítico

Para que puedan realizarse sin consulta a la ciudadanía y sin licitaciones, con lo que da vía libre a todas las secretarías a otorgar permisos provisionales para construcción de obras consideradas de prioridad para impulsar su proyecto de nación de la 4T.

’Este decreto del Presidente es evidentemente inconstitucional’, escribió en Twitter José Ramón Cosío, Ministro en retiro. Miembro de El Colegio Nacional. Investigador en El Colegio de México.

Sin embargo, López Obrador no lo entiende así, l cree que puede decretar lo que le venga en gana.

Los abogados de México deberán explicarle por qué en un ilícito, mismo por el que su decreto puede venirse abajo.

Con este decreto además de darle todo el poder al Ejercito Mexicano, tras el escandalo del reportaje publicado en Latinus que investigó y comprobó que dio contratos millonarios a empresas fantasma, arbitrariamente se ’blindará’ toda la información sobre las obras y habrá opacidad sobre las mismas, con lo que se consuma la corrupción en el gobierno del izquierdista amigo de los dictadores Nicolás Maduro, de Venezuela; Daniel Ortega, de Nicaragua; y Evo Morales de Bolivia.

Pero, López Obrador explicó que este decreto lo publicó en el Diario de la Federal, apoyado en el artículo 89 constitucional, fracción I, que dice:

Artículo 89.- Las facultades y obligaciones del presidente, son las siguientes:

I.- Promulgar y ejecutar las leyes que expida el Congreso de la Unión, proveyendo en la esfera administrativa a su exacta observancia.

En dicho artículo no se refiere a obras públicas y mucho menos que estas sean consideradas de interés público y seguridad nacional, ni que el presidente tenga facultades para anular las licitaciones que por ley deben hacerse a toda obra pública, para evitar lo que está ocurriendo: corrupción.

Sin embargo, López Obrador, quien también incurre en nepotismo, al nombrar a su primo hermano, secretario de Gobernación, emitió el decreto que consta de tres artículos:

ARTICULO PRIMERO.- Se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura de los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional.

ARTICULO SEGUNDO.- Se instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal a otorgar la autorización provisional a la presentación y/u obtención de los dictámenes, permisos o licencias necesarias para iniciar los proyectos u obras a que se refiere el artículo anterior, y con ello garantizar su ejecución oportuna, el beneficio social esperado y el ejercicio de los presupuestos autorizados.

La autorización provisional será emitida en un plazo máximo de cinco días hábiles contados a partir de la presentación de la solicitud correspondiente. Transcurrido dicho plazo sin que se emita una autorización provisional expresa, se considerará resuelta en sentido positivo.

ARTICULO TERCERO.- La autorización provisional tendrá una vigencia de doce meses, contados a partir de su emisión, periodo en el cual se deberá obtener, conforme a las disposiciones aplicables, la autorización definitiva.

Este decreto pretende garantizar la construcción y conclusión de las obras bandera de su gobierno: el Tren Maya, el Tren del Istmo de Tehuantepec, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, que deberá ser inaugurado el 21 de marzo de 2022.

CORRUPCION EN SANTA LUCIA

Este controvertido y poco claro decreto del presidente de México, es publicado días después de que el periodista mexicano Carlos Loret de Mola, escribió el siguiente artículo:

’Un negocio de renta de juegos inflables resulta que es proveedor de tractocamiones. Su domicilio no existe. Una pequeña tlapalería en la colonia Tacuba de la Ciudad de México recibió contratos por 77 millones de pesos. Supuestamente suministró medio millón de piezas: cisternas, material hidráulico y mangueras.

Una compañía recibió ocho contratos dos semanas después de ser investigada por desviar 29 millones de pesos en caminos que nunca hizo.

Otra empresa rentó maquinaria pesada. Le dieron 19 millones en contratos. En la dirección que puso como sede, no hay rastro ni de oficinas ni del dueño, que es un policía municipal.

Estas y otras linduras descubrió la reportera Isabella González de Latinus al revisar 966 contratos que otorgó el Ejército para la construcción del aeropuerto de Santa Lucía: hay empresas fantasma, compañías investigadas por desvíos de recursos y operaciones que se antojan como maquillaje para actos de corrupción. Es una de las obras icónicas del sexenio. Y es un escándalo mayúsculo.

Los contratos llevan el sello del actual Gobierno federal: se otorgaron sin licitación. 7 de cada 10 contratos fueron por adjudicación directa, y los otros 3 se dieron invitando sólo a tres personas. Un festín de malas prácticas. Y todo, en la multimillonaria y emblemática obra del Presidente Andrés Manuel López Obrador: el aeropuerto General Felipe Ángeles, mejor conocido como Santa Lucía. Nada más en esa megaobra hay 75 mil millones de pesos.

El Presidente de México convirtió al Ejército en la compañía constructora más próspera del país. Ninguno de los grandes consorcios constructores de México tiene hoy tanta obra como las fuerzas armadas: el aeropuerto de Santa Lucía, cuatro aeropuertos más (Tulum, Palenque…), un tramo del tren maya, las dos mil sucursales del Banco del Bienestar… la lista parece interminable, el dinero fluye sin pausa ni control, y el peligro crece.

Cuando hace años se instruyó al Ejército combatir al narcotráfico, surgió de inmediato la alerta de muchos especialistas: la institución más estratégica del Estado mexicano será puesta en situación vulnerable ante el poder corruptor del crimen organizado. El tiempo les dio la razón: el narco penetró al Ejército. Ejemplos sobran.

En este sexenio, el Presidente López Obrador decidió convertir al Ejército en una empresa privada. Lo puso vulnerable ante el poder corruptor del dinero. Ahogados en contratos y en tareas, esta revisión de 966 contratos de Santa Lucía exhibe que los militares están cayendo en las peores prácticas corruptas que tanto se condenaron en sexenios pasados.

Frente a la crisis que está viviendo el CIDE, cuentan que el director se siente invencible. En los pasillos de Palacio Nacional platican que el connotado intelectual Lorenzo Meyer historiador favorito del presidente y papá del secretario de Sedatu le habló muy bien a López Obrador del director del CIDE… y por eso anda tan gallito.

Los contratos llevan el sello del actual Gobierno federal: se otorgaron sin licitación. 7 de cada 10 contratos fueron por adjudicación directa, y los otros 3 se dieron invitando sólo a tres personas. Un festín de malas prácticas. Y todo, en la multimillonaria y emblemática obra del Presidente Andrés Manuel López Obrador: el aeropuerto General Felipe Ángeles, mejor conocido como Santa Lucía. Nada más en esa megaobra hay 75 mil millones de pesos’.

En respuesta, a esta denuncia, el presidente emitió un decreto para que las obras se realicen sin licitación, con lo que da todo el poder al Ejército, igual que Nicolas Maduro, presidente de Venezuela, donde los generales y capitanes son millonarios o billonarios mientras que el pueblo tiene hambre.

En Venezuela los generales y altos mandos viven en las mejores zonas y en residencias que han incautado.

En México ya ocurre lo mismo, el Ejército tiene todo el respaldo de López Obrador, al grado que todas las ganancias del Aeropuerto serán para la secretaria de la Defensa Nacional, con lo que está comprando su lealtad para perpetuar en el gobierno a su partido y así para él mismo.

Sin embargo, México no es Venezuela, México esta muy cerca de Estados Unidos y eso, tarde o temprano alineara al arbitrario López Obrador, quien mueve la Constitución a su antojo, sin considerar que la viola constantemente en su propio perjuicio.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Curso de ingreso UNAM

Garantiza tu ingreso a la UNAM con curso intensivo especializado
cursoceneval.com.mx/unam
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.