Maullidos Urbanos

Gato de Barrio


Centralización del gasto

Centralización del gasto


Mayo 25, 2019 13:41 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Gato de Barrio › El Informador Analítico

gato_de_barrio@yahoo.com.mx
El gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador se ha caracterizado por una política de austeridad, pero considero que ha sido mal aplicada ya que en lugar de beneficiar a la población le ha resultado negativa.
​Se debe recordar que desde antes de asumir la presidencia de la república, el político tabasqueño bajo el argumento de que no puede existir un gobierno rico con un pueblo pobre, anticipó una serie de medidas como el reducir el salario de los altos funcionarios, cancelar bonos económicos, anular los seguros médicos y de retiro, entre otros. También advirtió que se venderían todos los vehículos oficiales, desde automóviles, helicópteros, jets y hasta el avión presidencial, todo lo cual resultó del agrado popular.
​Cuando asumió el poder de inmediato se ordenó la separación del personal de honorarios sin discriminar cuál era su labor, desempeño o responsabilidad, lo cual afectó a gran cantidad de empleados que además de quedarse sin trabajo no recibieron ninguna liquidación o de retiro, mucho menos jubilación, ya que por su condición contractual no lo establecía.
​En el caso del aeropuerto que se construía en Texcoco, gracias a una encuesta patito determinó su cancelación y determinó empezar a trabajar en las instalaciones aéreas militares de Santa Lucía así como en la nueva refinería de Dos Bocas, en Tabasco y en el Tren Maya, obras que han sido severamente criticadas porque a la larga resultarán onerosas.
​Dentro de las medidas ’para lograr ahorros y evitar la corrupción’, López Obrador determinó que las compras oficiales se concentraran en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pero esa medida en lugar de beneficiar a la administración pública ha resultado perjudicial, ya que con un criterio burocrático y sin razones justificadas u objetivas se deciden desde adquisiciones, cancelación y congelamiento de plazas hasta satanizar proveedores.
Parte de esta problemática fue difundida públicamente por Germán Martínez Cázares, al dar a conocer las razones de su renuncia a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social, pero el presidente minimizó esa situación al argumentar que nadie está a fuerza y que existen otras personas que pueden asumir esa responsabilidad.
​Lamentablemente López Obrador no quiere ni reconocer ni aceptar las críticas de quienes no coinciden con su forma de pensar e, incluso, los descalifica y discrimina al llamarlos fifís. Ojalá que no resultan tan graves las consecuencias de esta centralización de gastos y austeridad republicana donde, reiteró, el pueblo será el más afectado.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.