Cierran sus puertas 1.6 MLLNS de MIPYMES de manera definitivamente en el PAÍS, en dos años


Cierran sus puertas 1.6 MLLNS de MIPYMES de manera definitivamente en el PAÍS, en dos años


En las manufacturas, la proporción de muertes de establecimientos mipyme informales aumentó 10 puntos porcentuales entre ambas ediciones del Estudio.

Cierran sus puertas 1.6 MLLNS de MIPYMES de manera definitivamente en el PAÍS, en dos años

Junio 27, 2022 19:34 hrs.
Economía Estados › México Estado de México
Ricardo Herrera Solís › El Informador Analítico

En México, de mayo de 2019 a julio de 2021 nacieron 1.2 millones de establecimientos micro, pequeños y medianos (mipyme), y 1.6 millones cerraron sus puertas definitivamente, estima el Estudio sobre Demografía de los Negocios 2021 publicado por el Inegi.

En 2019, los Censos Económicos identificaron que en México había 4.9 millones de establecimientos del sector privado y paraestatal. De estos, 99.8 % pertenecía al conjunto denominado mipyme, que dieron trabajo a 27 millones de personas.
En 2020 se estima que nacieron 619 mil 443 establecimientos y cerraron definitivamente un millón 10 mil 857; mientras que el 2021 nacieron un millón 187 mil 170 y cerraron un millón 583 mil 930.

Quintana Roo, estado donde quebraron más establecimientos

Quintana Roo se mantuvo como la entidad con más establecimientos que cerraron definitivamente, 31.9 % en 2020 y 46.6 % en 2021. Oaxaca y Chiapas registraron el menor número de cierres con 13.7 % en 2020 y 26.3 % en 2021, respectivamente.

En 2021 el 32.4 % de los establecimientos micro, pequeños y medianos que murieron en este periodo era informal, mientras que 23.0 % era formal.

En las manufacturas, la proporción de muertes de establecimientos mipyme informales aumentó 10 puntos porcentuales entre ambas ediciones del Estudio. Entre los formales, solo incrementó 4.7 puntos porcentuales.
En el comercio, la proporción de muertes de negocios mipymes informales aumentó 9.5 puntos porcentuales entre ambas ediciones del Estudio, y entre los formales, 4.1 puntos porcentuales.
Finalmente, en los servicios también creció la proporción de muertes informales en 12.3 puntos porcentuales y 6.4 puntos porcentuales en los formales.

Los resultados del Estudio muestran que uno de cada diez negocios mipyme sobrevivientes recibió algún tipo de financiamiento entre mayo de 2019 y julio de 2021. De estos, 75.2 % lo utilizó para la adquisición de insumos. Este uso de los recursos fue el principal destino del apoyo recibido por los establecimientos mipyme, tanto en 2020 como en 2021.

Pymes optaron por menos préstamos

El crédito bancario no es una opción en estos momentos para las pequeñas y medianas (Pymes) , un tercio de las cuales murió por la pandemia de Covid-19, ya que el actual entorno de mayores tasas de interés e intermitencia en la recuperación del consumo no es favorable para la reactivación del financiamiento, debido a que la mayoría se encuentran en el sector comercio, advirtió el Grupo Financiero BBVA.

La institución financiera observó un retraso en las solicitudes de crédito bancario para Pymes, sobre todo manufactureras, que adquieren insumos o venden sus productos en el mercado exterior, debido al surgimiento de cuellos de botella en las cadenas de suministro globales y el encarecimiento de las materias primas a nivel global, en parte debido al conflicto entre Rusia y Ucrania, lo cual puede elevar aún más el costo del financiamiento.

Precisó que de 4.9 millones de Mipymes que había previo a la contingencia sanitaria, entre mayo de 2019 y julio de 2021 se registró la muerte de 1.6 millones, equivalentes a una tercera parte del total registrado.

En el mismo periodo nacieron 1.2 millones de establecimientos, lo cual resulta en una pérdida neta de 400 mil (8.2 por ciento del total) y la población actual es de 4.5 millones de establecimientos.

Al considerar únicamente a las Pymes, las muertes implicaron una reducción de 21.0 por ciento en el número de establecimientos, a la par que los nacimientos representaron 6.0 por ciento del total.

BBVA advirtió que la pandemia exacerbó la tendencia a la baja que el crédito bancario a Pymes presentaba ya al inicio de esta. La competencia de los proveedores y un entorno de caída en ciertos componentes de demanda agregada afectaban ya la cartera desde años atrás.

Aunado a esto, la menor confianza empresarial debido a cuellos de botella y la persistencia inflacionaria podrían implicar, en el corto plazo, un rezago significativo en la recuperación del crédito a las Pymes.

En el análisis ’Crédito a Pymes ante la pandemia por Covid-19’, destacó que la afectación en términos de ingresos mensuales promedio se profundizó al cierre del tercer trimestre de 2020, particularmente en el sector comercio, con una caída de 40.6 por ciento, frente al 33.0 por ciento registrado entre abril y mayo de 2020.

Ante la actual coyuntura de recuperación incompleta de los componentes de la demanda agregada respecto al período previo a la pandemia, el grupo financiero aseguró que las unidades económicas y, particularmente las Pymes encuentran condiciones adversas para la reactivación de su demanda por financiamiento.

’Las Pymes de sectores como el comercio y la hostelería se ven afectadas directamente por una desaceleración en la recuperación del consumo privado, pudiendo esto tener dos efectos en la demanda por financiamiento bancario’, expuso BBVA

Por una parte, explicó que la reducción en los ingresos implicaría una menor perspectiva de flujos de ingreso futuros, contrayendo la demanda por financiamiento.

No obstante, refirió que la utilización de crédito como sustituto de los propios ingresos para cubrir gastos de operación podría impulsar temporalmente la demanda por crédito bancario.

Tomando en cuenta que el 77.4 por ciento del crédito a Pymes se destina a capital de trabajo, este último efecto resulta significativo, aunque el impulso que representa no parece sostenible ante una menor actividad sectorial persistente, que limitaría los flujos de ingresos para pagar las obligaciones adquiridas y podría deteriorar la calidad de la cartera.

Aunado a ello, el aumento esperado en el costo del financiamiento (mayores tasas de interés) constituye un factor adicional que podría limitar la demanda por crédito bancario. Asimismo, la debilidad en la inversión podría impactar la demanda por financiamiento de Pymes.

En sectores como las manufacturas y la construcción, las Pymes fungen como nodos generadores de valor, ya sea como eslabón en una cadena de valor o como nodo periférico en una estructura productiva radial, que provee de insumos a otra empresa, generalmente de mayor tamaño.

Advirtió que una menor inversión irrumpiría dichas redes generatrices de valor, impactando negativamente a la cantidad intercambiada de los bienes producidos, lo cual se traduciría en una menor necesidad de financiamiento bancario ante una expectativa de menores ingresos empresariales

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.