Alebrijes en Cuadratines

Adrián Chavarría Espinosa


Conflictos por las vacunas

Conflictos por las vacunas


Enero 25, 2021 09:20 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
Adrián Chavarría Espinosa › El Informador Analítico

De última hora, confirma AMLO que tiene covid aunque según dice con síntomas leves. A ver cómo evoluciona...

Lamentablemente y a pesar de las versiones de que la pandemia se encuentra bajo control, que ante la aprobación y llegada de las vacunas a nuestro país ya se avizoraba una próxima salida a esta problema de salud, la realidad es que probablemente deberá pasar mucho más tiempo antes de poderle ganar la guerra al coronavirus.
El optimismo del gobierno federal, en particular el del presidente Andrés Manuel López Obrador queda desmentido por las mismas cifras oficiales las cuales reportaron la semana pasada cifras récord en cuestión de contagios y decesos, lo cual ha incidido en otros problemas que van desde el adecuado cuidado a los enfermos como problemas para atender los fallecimientos.
Mientras que existen problemas de abasto de medicinas relacionadas con el tratamiento a las afecciones relacionadas con el covid-19, en particular con la falta de oxígeno medicinal, lo que ha sido aprovechado por quienes se aprovechan de las necesidades de las personas para especular tanto con la renta o venta de tanques como su rellenado.
En el caso de los fallecidos se han registrado problemas desde la rápida expedición de los certificados de defunción, como el adecuado tratamiento de los cuerpos, ya que los sitios donde se creman los cadáveres están saturados y se han suscitado conflictos en los panteones tanto por el acceso como por la adecuada inhumación.
La esperanza que significaba la llegada de las vacunas se pierde con las actitudes políticas sobre las necesidades de atención. La intención original de inmunizar al personal de salud que se encuentra en la diaria atención directa del problema se ha desvirtuado cuando funcionarios y directivos se han aprovechado de sus puestos para ser beneficiados sin que todos esos malos servidores hayan sido sancionados debidamente, como se prometió.
También el programa de vacunación no ha sido el más adecuado, ya que esta acción se politizó con la inclusión de las llamadas brigadas correcaminos, integradas básicamente por los Siervos de la Nación, que no son otros que los operadores de las políticas sociales del gobierno federal, quienes aprovechan su responsabilidad para hacer sentir que la inmunización es un beneficio otorgado directamente por López Obrador, a fin de consolidar su clientela electoral.
Es más, ese personal que no está en los trabajos directos para contener al coronavirus ya fue inmunizado mientras que a personal médico del sector privado se les había negado el beneficio, hasta que mediante la presión social se les otorgó.
También la promesa oficial de vacunar a todos los mayores de 60 años a más tardar a finales de marzo –meta considerada difícil de cumplir desde un inicio debido a la falta de dosis–, no será cumplida ya que la farmacéutica Pfizer dio a conocer que por reconfiguración de una de sus plantas, la entrega de su producto se retrasará algunas semanas, mientras las de AstraZeneca siguen su proceso de elaboración y estarían listas, al menos, a finales de marzo
Además, de forma imprevista López Obrador anunció que en Campeche, único estado en el color verde del semáforo epidemiológico, serán vacunados 20 mil maestros de todos los niveles, tanto de planteles públicos como privados, con el propósito de acelerar el regreso presencial a clases cuando aún resulta prematura esa decisión y rompe con la anunciada estrategia de vacunación a nivel nacional
Deben sumarse las contradicciones al interior de las mismas autoridades federales: mientras Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, primero rechazó que autoridades municipales o estatales así como empresarios pudieran contratar la compra de vacunas, al argumentar que se caería en la anarquía al no existir un control en su adquisición y aplicación, horas después el mismo López Obrador anunció lo contrario.
El presidente anunció que no habría ningún impedimento para que quien desee tramitar la importación de dosis bajo la principal condición de que deberá ser de cualquiera de las ya autorizadas, podría hacerlo sin ningún problema, lo cual animó alcaldes y gobernadores de varios partidos políticos, incluso de Morena, para expresar sus intenciones.
Sin embargo, hacer realidad esa pretensión no resultará tan sencillo ya que por el momento solo están autorizadas las de Pfizer y AstraZeneca, tardarán en poder ser comercializadas ya que su producción inicial está comprometida con los gobiernos de varias naciones, al igual que la china Cansino Biologics y la rusa Sputnik V, continúan en estudio para poder ser aprobadas a fin de iniciar su producción y distribución.
Por todo ello y de no existir inconvenientes, todos los interesados en comprar las vacunas deberán esperar por lo menos hasta octubre próximo.
En fin, el panorama no luce alentador por lo que, se insiste, se deben mantener las recomendaciones para evitar contagios; lavado constante de manos, uso de gel antibacterial y uso permanente del cubrebocas y evitar tener contacto con otras personas. Es lo menos que se puede hacer para protegernos del coronavirus.
Comentarios, dudas o aclaraciones: ache57@yahoo.com.mx

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.