Conflicto de policías

Ricardo Herrera Solis


Maullidos Urbanos

Maullidos Urbanos


Julio 05, 2019 18:59 hrs.
Ciudad Estados › México Estado de México
Ricardo Herrera Solis › El Informador Analítico

A unos cuantos días de que se presentó formalmente la Guardia Nacional, estalló una crisis que no solo pone en duda la efectividad de esta nueva corporación, sino también en la confiabilidad de su operación a nivel nacional.

Debe considerarse que las autoridades federales, en particular los responsables de la seguridad nacional no analizaron debidamente la forma en que debería conformarse la Guardia, porque no anticiparon las probables consecuencias y solamente se preocuparon por integrarla más con cantidad que con calidad.

Aunque en el papel puede considerarse adecuado reunir a elementos del Ejército, de la Marina, de migración, de la Gendarmería y la Policía Federal para crear entre todos ellos una nueva corporación, podría tener buena intención pero no se ejecutó de la forma más adecuada.

​Vayamos por partes. Mientras que soldados y marinos tienen una preparación de corte castrense, que saben y están dispuestos a salir al campo, donde están capacitados para estar en condiciones difíciles, pero a quienes se les proporcionan todo el equipamiento y apoyo necesario para desarrollar sus tareas asignadas.
​En cambio, los federales y la gendarmería son personal con mayor preparación académica, capaces de desarrollar tareas de inteligencia, es decir, trabajo de gabinete donde ejecutan análisis, prospectivas y estrategias en el combate al crimen y a la delincuencia, en especial la organizada.

​Por último, el personal de migración simplemente desarrollaba trabajo administrativo, es decir que eran oficinistas quienes por no perder su trabajo aceptaron salir al campo, pero sin la necesaria preparación para enfrentar a ningún tipo de delincuencia ni mucho menos responder adecuadamente ante un enfrentamiento.

​Además, todos ellos han cumplido labores muy diferentes, con cargas de trabajo muy diversas y por ello tienen ingresos y prestaciones con pocas coincidencias, por lo cual quienes tienen mejores prestaciones van a defenderlas al máximo.

​La mejor prueba de esta desorganización es que a los integrantes de la Policía Federal no se les detalló cuáles serían sus nuevas condiciones laborales, hasta que se presentó esta crisis donde, por el momento, no se le ve una solución que acepten todas las partes implicadas.

​El actual gobierno federal ya tiene siete meses en funciones, pero parece que apenas han asumido el poder y no saben cómo enfrentar las crisis que se le presentan.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.