Alebrijes en Cuadratines

Adrián Chavarría Espinosa


Mujeres y López Obrador

Mujeres y López Obrador


Febrero 23, 2020 22:15 hrs.
Derechos Humanos Nacional › México Ciudad de México
Adrián Chavarría Espinosa › El Informador Analítico

ache57@yahoo.com.mx
Sin duda el movimiento de mujeres en contra de la violencia de género crece en México y por lo que se ve, seguirá adelante en búsqueda de que existan mejores condiciones para ellas donde existan las circunstancias necesarias para que se les respete y se les ofrezcan las mismas condiciones sociales, políticas y económicas que a los hombres.

Desgraciadamente, para el desarrollo de este movimiento han tenido que suceder varios hechos lamentables como han sido los feminicidios de Abril Pérez, quien fuera víctima de violencia extrema por parte de su exmarido y presunto autor material de su asesinato; de Ingrid Escamilla, quien además de ser ejecutada por su pareja, fuera descuartizada y revictimizada al difundirse fotografías y videos acerca de su muerte y, más recientemente, por el crimen de la niña Fátima, quien desapareció al salir de su escuela en la alcaldía de Xochimilco.

Esos son los casos que más han trascendido, pero existen otros más que apenas se conocen, ya sea porque las autoridades no les han otorgado el trato adecuado o ni siquiera han desarrollado las investigaciones de la forma más adecuada, sin omitir de los casos donde aparecen cuerpos de desconocidas abandonados en cualquier punto del territorio nacional.

Las manifestaciones de inconformidad se han hecho patentes, ya sea mediante marchas, manifestaciones o concentraciones, donde además han interpretado el performance de la agrupación chilena LaTesis, titulada El violador eres tú, así como el paro en planteles universitario donde se exige terminar con las agresiones en contra de alumnas, principalmente.

Sin embargo, ese tipo de expresiones se han visto afectadas por la violenta participación de personas encapuchas o embozadas con pasamontañas, quienes se han dedicado no solo a vandalizar el mobiliario urbano, también pintarrajean edificios no solo públicos sino históricos con lo cual, en lugar de recibir el respaldo popular, han sido objeto de críticas.

Lo negativo es que por esas críticas, dirigidas a los evidentes daños materiales y a lo costoso de su reparación, la intención original de la protesta ha sido relegada o menospreciada, por lo cual la razón de la manifestación resulta ignorada y a quienes participan en ellas se les califica como violentas, lo cual no debería suceder.

La reacción de las mujeres ha sido mucho mayor y ante la proximidad de la celebración del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el 8 de marzo, se han programado varias acciones para el día siguiente, el lunes 9, en especial el llamado #UnDíaSinMujeres.

Para el domingo 8 de marzo, la Asamblea Feminista Justas y Organizadas convocó a una marcha en Ciudad de México, del Monumento a la Revolución al Zócalo con una parada en la Antimonumenta, frente al Palacio de Bellas Artes. Al día siguiente, la idea es que todas las mujeres que puedan se esfumen, propuesta del colectivo veracruzano Brujas del Mar, integrado por mujeres con diversas ideologías del feminismo, autofinanciadas y sin afiliación alguna.

El proyecto consiste en que ellas no vayan a trabajar, falten a sus actividades escolares, se ausenten de sus responsabilidades, es decir ese lunes deberá ser Un Día sin Mujeres. De inmediato la propuesta prendió e inicialmente autoridades estatales, municipales, organismos autónomos, universidades públicas y privadas así como algunas dependencias federales anticiparon su apoyo y quienes participen no serán objeto de sanción o represalia alguna.

Inicialmente, Beatriz Gutiérrez Müller, académica y esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador se sumó a esta propuesta a través en Instagram. Pero, horas después, publicó otra convocatoria titulada #Undíamásconnosotras para convocar a hombres y mujeres a usar un pañuelo blanco en apoyo del presidente, e incluye la imagen de la convocatoria del paro nacional tachada con rojo, lo cual le valió severas críticas.

Ello obedece también a que López Obrador, aunque se dijo a favor del movimiento también advirtió: ’Nada más que mucho ojo porque ahora los conservadores ya se volvieron feministas’ y advirtió tener cuidado porque ’el conservadurismo, la derecha, es muy hipócrita y muy dada a la manipulación’.

Insistió: ’el conservadurismo suele promover este tipo de movimientos en contra de los gobiernos progresistas’, ya que ’así como hay mujeres que por convicción protestan, así también hay oportunistas, hasta los partidos’ y agregó ’es muy bueno el debate en las redes sociales, porque de repente aparecen personajes racistas, clasistas, corruptos, represores como feministas, hombres y mujeres, disfrazados de feministas’.

Es más, cuestionado sobre su estrategia para frenar la violencia de género y los feminicidios en el país, López Obrador reiteró que él ’fortalece los valores de los mexicanos, pero principalmente no replica las conductas de anteriores administraciones’, es decir que no repetirá las que considera como violentas conductas de anteriores administraciones.

En fin, faltan quince días para Un Día sin Mujeres. Debemos ver cómo avanza su organización y como López Obrador y sus seguidores –que, comentario aparte, cada día son menos , replican a esta idea que pretende expresar la inconformidad y protesta en contra de la violencia de género en todas sus modalidades.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.