Alebrijes en Cuadratines

Adrián Chavarría Espinosa


Negras perspectivas a futuro

Negras perspectivas a futuro


Mayo 25, 2020 21:28 hrs.
Salud Nacional › México Ciudad de México
Adrián Chavarría Espinosa › El Informador Analítico

A pesar de los discursos oficiales, la propagación del coronavirus en México no ha logrado ser contenida y, por el contrario, los casos de contagios y decesos en la última semana se han incrementado en cifras récord, pero la pandemia generará otro tipo de consecuencias sociales nada positivas, como aumentar sensiblemente el desempleo y, además, incrementar el porcentaje de personas que caerá en la pobreza.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el primer trimestre del año, el desempleo en México se situó en 3.4% de la Población Económicamente Activa (PEA), calculada en 77.3 millones de personas, las cuales representan el 59.9% del total de habitantes de quince años y más.

Es decir la población sin empleo fue de 1.98 millones de personas, cifra similar a la del año pasado, pero debe considerarse que la PEA se incrementó en 1.3 millones de personas, situación que el Inegi atribuye al crecimiento demográfico y a las expectativas de la población de contribuir en la actividad económica.

En tanto, la población subempleada que declaró tener necesidad y disponibilidad para ofertar más horas de trabajo que las que su ocupación actual le permite, alcanzó 8.5% de toda la ocupada, superior al 6.8% de un año antes. Inegi precisó que con series desestacionalizadas, sin factores coyunturales por temporada, en el trimestre analizado la tasa de desocupación se situó en 3.5% de la PEA, es decir 0.1 puntos porcentuales mayor frente al trimestre anterior.

Eso fue hasta marzo, cuando apenas comenzaban las acciones para contener el coronavirus, por lo cual el cierre de empresas y negocios con los consecuentes despidos se elevaron en abril y se agudizaron en mayo, además miles de trabajadores incluidos en el sector informal también se quedaron sin ingresos por la falta de actividad económica cotidiana, por todo ello, las cifras para los meses posteriores deberán ser más negativos.

Así, tanto desempleados formales como informales padecen problemas para poder subsistir junto con sus familias y aunque existen algunos apoyos de la sociedad civil, resultan insuficientes para atender sus necesidades.

Un análisis del banco BBVA México y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) anticipan que de caer 7% del PIB en México este año, la población en situación de pobreza por ingresos llegará a 58.4%, un aumento de 12 millones de personas, mientras 26.6% estará en pobreza extrema; sin embargo, si la caída fuera del 12% entonces el aumento alcanzaría hasta los 16.4 millones de personas.

El BBVA recordó que la Cepal ha pronosticado que 8.9 millones de personas podrían llegar a la pobreza y 7.7 millones a la pobreza extrema en el país, mientras estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indican que 9.8 millones de personas se colocarían en pobreza por ingresos y 10.7 millones en pobreza extrema. Cifras nada alentadoras.

Entre las medidas que según han sido aplicadas por la federación, citan 132 mil millones de pesos a programas sociales, 125 mil 260 créditos a pequeñas empresas con trabajadores inscritos al IMSS, además se entregarán hasta junio y julio otros 101 mil millones de pesos y 123 mil millones más y 303 mil créditos a la palabra de 25 mil pesos para empresas familiares.

Pero los afectados han considerados estos apoyos como insuficientes, de poca utilidad y a destiempo para resolver o por lo menos paliar la grave situación económica vigente.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, bajo el argumento de que no repetirá las medidas neoliberales de anteriores gobiernos, como supuestamente rescatar a los ricos empresarios y pedir préstamos a organismos financieros mundiales para no endeudarse, ha buscado sacar recursos mediante diversas medidas como reducción de salarios, recorte de programas, intentar cancelar fideicomisos, pero sin afectar en lo más mínimo sus programas prioritarios: Tren Maya, nuevo aeropuerto y refinería de Dos Bocas.

También se comprometió a crear dos millones de empleos, meta imposible de alcanzar. Téngase presente que a principios de mayo aseguró que el Covid-19 habría de precipitar la caída del modelo económico neoliberal, aseguró que la economía mexicana sufriría una caída del 6.6% del PIB en el 2020 y calculaba la pérdida de 500 mil empleos, pero nada de programas concretos para crear los nuevos empleos anunciados y ha ignorado las propuestas de empresarios para reducir la crisis.

Por ejemplo la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), estimó que en junio se podrían perder 1.3 millones de empleos, si el gobierno no establecía un programa de apoyo a empresas y trabajadores, como el llamado Ingreso Vital, el cual propone apoyar económicamente a los desempleados con el pago de tres salarios mínimos al menos durante tres meses, pero la propuesta ha sido desechada por las autoridades federales.

Repito, el futuro no se presenta nada halagador. Solo el tiempo dirá que tan graves serán las consecuencias sociales y económicas por el coronavirus, pero también para saber qué tan correctas y adecuadas fueron las respuestas del gobierno federal.

ache57@yahoo.com.mx

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.