Alebrijes en Cuadratines

Adrián Chavarría Espinosa


Obsesión de AMLO por el petróleo

Obsesión de AMLO por el petróleo


Abril 14, 2020 10:38 hrs.
Economía Nacional › México Ciudad de México
Adrián Chavarría Espinosa › El Informador Analítico

Van las columnas para iniciar la semanaEl presidente Andrés Manuel López Obrador se quedó con una visión del México de los años setentas del siglo pasado, donde el petróleo era sino la principal riqueza y motor de la economía nacional, si una de las más importantes aunque, lamentablemente, fue derrochada sin generar verdaderos beneficios sociales.

Pero actualmente, en el Siglo XXI, ya son otras las condiciones no solo económicas y políticas, también energéticas y ambientales que deben ser consideradas para analizar lo que representa el petróleo para México. Se debe destacar que la actual tendencia energética es ya no depender de recursos fósiles como el petróleo, sino acceder a otras más limpias como son la eólica, solar y eléctrica.

Además, de acuerdo con especialistas en temas energéticos, ya no resulta financiable la operación de refinerías y lo respaldan con el cierre de este tipo de empresas en Estados Unidos, por lo tanto lo recomendable es no construir nuevas y aprovechar las existentes para procesar el petróleo extraído actualmente en las existentes.

De igual forma, en el conflicto petrolero entre Rusia y los países Árabes, que provocó la caída mundial del precio del barril del energético a niveles históricos, por lo cual resultaba más caro el proceso de extracción que su costo en el mercado, en lugar de apoyar la propuesta para el recorte de la producción, el gobierno mexicano no colaboró y retrasó el acuerdo que ayudaría a subir el precio del hidrocarburo.

Vayamos por partes: en una gira por Baja California López Obrador hizo una parada en el Parque Eólico La Rumorosa, en el municipio de Tecate, donde criticó que se instalaran aerogeneradores porque afectan el ’paisaje natural’ y aseguró que su gobierno no dará más permisos para la producción de energía eléctrica a empresas que ’afecten el medio ambiente’ y ’generen contaminación visual’.

Pero la refinería que se construye en Dos Bocas, Tabasco, ya afectó al medio ambiente al ser destruidos manglares y, además, una instalación que procesa petróleo tampoco resulta muy estética que digamos y en muchas ocasiones sus procesos resultan contaminantes.

Lo más recomendable sería analizar la viabilidad de los generadores eólicos para revisar si existen irregularidades en sus procesos de instalación y operación, a fin de corregirlos, pero no cancelarlos de antemano ya que su proceso para generar energía resulta más limpio.

De igual forma, a pesar de la crisis económica que se avecina por la pandemia de coronavirus, López Obrador ha reiterado que de ninguna forma cancelará o frenará sus proyectos, como la citada refinería, aunque a final de cuentas sea echar dinero bueno al malo ya que su operatividad no está garantizada, aunque esos recursos resulten necesarios para cubrir las urgentes necesidades médicas y reactivar la economía nacional.

Respecto al conflicto internacional que provocó la caída del precio del petróleo y, con ello, los ingresos que nuestro país recibe por su comercialización en el mercado internacional, tras más de diez horas de conferencia en la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rocío Nahle, secretaria de Energía de México, se negó a aceptar la petición inicial de reducir la producción en 400 mil barriles por día, aunque después se rebajó a 350 mil, y limitó su contraoferta a solamente 100 mil barriles para fijarla en mil 681 millones de barriles al día.

Fue necesario que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, negociara con López Obrador, para acordar que el gobierno norteamericano reduciría su producción en otros 250 mil barriles para asumir los recortes del 23% que México rechazó de su producción total.

El mandatario mexicano justificó su postura al expresar que "nosotros nos sostuvimos hasta el final, porque nos ha costado mucho esfuerzo aumentar la producción", y calificó de "rotundo fracaso" que gobiernos anteriores la dejaran caer "durante 14 años consecutivos".

Sin embargo el recorte global de diez millones de barriles diarios sería únicamente por dos meses, a fin de elevar los precios del petróleo, que sin duda beneficiaría nuestra economía, porque no es lo mismo vender mil 681 millones de barriles a 20 dólares, que es aproximada su cotización actual, con ingresos por 33 mil 620 millones de dólares, que cuando suba a 40 dólares, para generar entradas por 55 mil 240 millones de dólares.

Además no ha quedado claro cuál fue el compromiso entre López Obrador y Trump, para que Estados Unidos decidiera asumir la parte de la baja en la producción petrolera que le correspondía a México, recordando que el gobierno norteamericano siempre responde a sus intereses, no a los de quienes desinteresadamente pretende ayudar.

En fin, la obsesión de López Obrador por el petróleo no augura nada bueno ni para los mexicanos ni para nuestra economía. Solo resta esperar a ver cómo se desarrolla y se supera el conflicto petrolero internacional para conocer hasta cuánto se recuperan los precios, aunque eso signifique que volverán a aumentar los precios de las gasolinas en México.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.