Maullidos Urbanos

Gato de Barrio


Primavera perdida

Primavera perdida


Junio 23, 2020 16:44 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Gato de Barrio › El Informador Analítico

Probablemente ya sea por la contingencia sanitaria por el coronavirus, por mantenerse encerrado en casa cumpliendo con las medidas preventivas o porque lamentablemente tengas la necesidad de salir a buscar trabajo porque te alcanzó el desempleo, pero debes darte cuenta que el pasado sábado inició el verano.
Ahora de nuevo los días tenderán a ser más cortos y las noches se alargarán, como lo dicta la naturaleza desde hace tiempo inmemorial, pero también debemos estar conscientes de que por el Covid-19 no solo nos hemos perdido la primavera del año 2020 sino una serie de eventos y actividades que van dentro de ese periodo y otros imprevistos.
Es decir, que la primavera y la contingencia iniciaron casi simultáneamente, con la idea de que el encierro se prolongaría por unas pocas semanas, no meses. Así conocimos cómo avanzaba el coronavirus en Asía y Europa para después brincar al continente americano, la emisión de mensajes poco claros y contrarios entre el presidente de la república y las autoridades federales de salud acerca del avance y las disposiciones para enfrentar lo mejor posible la pandemia, en espera de que el problema no se agravara, pero el tiempo transcurrió.
Vimos cómo primero se anticipaban las vacaciones de Semana Santa, después las personas no pudieron participan en las diferentes actividades religiosas más comunes como el Domingo de Ramos, La Pasión, jueves de Corpus Christi, o más locales, como el Paseo de los Locos en Metepec y las procesiones en honor de los santos patronos en varias comunidades.
Nos perdimos de diferentes eventos y celebraciones, en especial familiares, como los días dedicados a la madre, al niño, del maestro, del trabajo, actos cívicos para conmemorar hechos históricos como la Batalla de Puebla, sin omitir cumpleaños y la cancelación de festejos preparados con anticipación como quince años y bodas religiosas y civiles.
Lamentablemente también sucedieron decesos, no todos por coronavirus, pero por la contingencia no hubo velorios, tampoco novenarios, es decir faltaron no hubo los duelos que sirven para superar la pérdida del familiar o el ser querido. En resumen esa fue la primavera.
Ya estamos en el verano, ya inició la reactivación económica, es decir hay más gente en la calle pero de ninguna forma la pandemia ha sido domada, al contrario crecen los contagios y decesos, sin embargo debemos poner todo de nuestra parte para que concluya la contingencia sanitaria sin lamentar más pérdidas ya sean afectivas, materiales o temporales, para que no nos perdamos ningún otro estación del año ni otras actividades personales o familiares.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.