Maullidos Urbanos

Gato de Barrio


Profesión equivocada

Profesión equivocada


Octubre 31, 2019 09:26 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Gato de Barrio › El Informador Analítico

gatodebarrio@yahoo.com.mx
Por si usted no lo sabía, Andrés Manuel López Obrador es licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública, lo cual le resultó útil para llegar a ser presidente de la república, Ya será la historia la encargada de calificar su actuación.

​Pero debe reconocer que en cuestiones de ingeniería civil no está debidamente capacitado y entonces mejor debería dedicarse para lo que se preparó, aunque lamentablemente como mandatario sus decisiones deben ser acatadas.

​Me explico: desde antes del inicio de su administración ha impulsado dos grandes obras de infraestructura, uno, la construcción del nuevo aeropuerto internacional de México en terrenos de las instalaciones de Santa Lucía en lugar de Texcoco, donde ya se registraba un sensible avance, así como edificar una refinería en Dos Bocas, en el estado de Tabasco.

​Uno de los argumentos utilizados para determinar el cambio de ubicación del aeropuerto, es que según su criterio el suelo en Texcoco es fangoso, por haber sido lecho del antiguo lago, lo cual provocaría inestabilidad en las construcciones que ahí se edificaran, incluso hasta las pistas se hundirían,

​Sin embargo, especialistas ya tenían calculada y prevista esa situación, por lo cual no habría problemas. Incluso, aunque se informó a López Obrador peri no quiso reconocer, que existen aeropuertos construidos sobre el mar, como son los japoneses de Kobe y Kitakyushu, los cuales a diario reciben miles de vuelos internacionales

​Respecto a la refinería de Dos Bocas, por las lluvias registradas en los últimos días se inundó el terreno donde se construye, pero López Obrador desestimó esa situación al afirmar que una empresa holandesa aún continúa rellenado el terreno, que le falta altura pero que ’se va avanzando’.

​Se debe recordar que ambientalistas advirtieron que la zona de Dos Bocas no era recomendable para la nueva refinería, por ser un área susceptible de inundaciones y afectaciones por los huracanes que se presentan en el Golfo de México.

​La construcción tanto del aeropuerto en Santa Lucía como la refinería en Tabasco, es una decisión personal del presidente López Obrador y lo que suceda en el futuro será totalmente su responsabilidad. Lo deseable es que ambas edificaciones en realidad funcionen adecuadamente cuando inicien operaciones y no queden como construcciones inútiles, tal como parece que sucederá con lo ya edificado en Texcoco.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.