Alebrijes en Cuadratines

Adrián Chavarría Espinosa


   ¿Qué tipo de gobierno es eficiente?

¿Qué tipo de gobierno es eficiente?


Febrero 04, 2019 21:58 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
Adrián Chavarría Espinosa › El Informador Analítico

En apenas dos meses de gobierno efectivo –porque desde su etapa de presidente electo ya empezaba a involucrarse en actos de gobierno, Andrés Manuel López Obrador ha buscado imprimirle su sello particular y muy personal, donde ha expresado constantemente su propósito de mejorar la calidad de vida de los mexicanos, en particular de los sectores más necesitados.
​Para cumplir con el objetivo de lo que ha denominado la Cuarta Transformación ha implementado diversas medidas, en especial de tipo económico para reducir gastos que ha considerado como excesivos u onerosos y mejor canalizarlos a programas de beneficio social, entre ellos reducir y limitar sensiblemente los salarios y los que ha calificado como excesivos beneficios y apoyos colaterales, tales como seguros de gastos médicos mayores y de retiro, bonos, vales de despensa y de gasolina, entre otros.
​Todas estas medidas conforman la denominada austeridad republicana, tal como lo manifestara Benito Juárez en 1852, siendo gobernador de Oaxaca, en un mensaje al Congreso estatal expresó: ’Bajo el sistema federativo, los funcionarios públicos, no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes. No pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, disponiéndose a vivir, en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley les señala.’
​Pues aparentemente esa austeridad republicana ya resulta insuficiente para los propósitos de López Obrador, quien ahora ya anunció que de ser necesario habrá mayor restricción en el gasto público y así lo dijo: ’Estamos en la austeridad republicana y, si se necesita para transferir todos los fondos al pueblo y que haya desarrollo, y haya trabajo y haya bienestar, el gobierno va a entrar a una etapa superior. Vamos de la austeridad republicana a la pobreza franciscana’.
​Sin embargo la duda que surge es ¿un gobierno con pobreza franciscana podrá funcionar adecuadamente y generar buenos resultados para la población en general?, es decir no solo apoyar a los considerados como más pobres –sin dejar de reconocer que son los más necesitados, pero no son los únicos ya que también existen sectores sociales calificados como clase media baja e intermedia, que también merecen ser atendidos al igual que los considerados como sectores altos, con necesidades propias y que, además, cumplen con el pago de sus responsabilidades fiscales.
​Si bien cualquier gobierno, ya sea desde el municipal hasta el federal no genera empleos más allá de los necesarios para que funcione adecuadamente la administración pública, pero para ello requiere de varios respaldos, mínimos pero necesarios, como son salarios remunerativos y equipos en buenas condiciones.
​Si bien el tan insistente recorte salarial es para los funcionarios de niveles superiores, también afectan a los llamados mandos medios, es decir por lo menos desde jefes de departamento hasta directores de área, quienes ya no podrán aspirar a ganar mejores sueldos, porque de ninguna forma podrán ganar igual o más que los directores generales, subsecretarios, coordinadores y demás integrantes del gabinete presidencial.
​Situación que también se replica en los estados, cuando se ha obligado a los mandatarios a que también limiten sus salarios a menos de los 108 mil pesos que se ha autoasignado el presidente López Obrador.
​Esta condición también se puede prestar para que servidores acostumbrados a recibir lo que consideran un salario decoroso, el cual era apoyado con otros beneficios ya cancelados, puedan caer en actos de corrupción para mantener el nivel de vida acostumbrado.
​Además, al no contar con el equipo necesario no adquirido por los recortes presupuestales, también sería un factor para que los servicios públicos se presten de manera deficiente, donde los perjudicados serán los ciudadanos a quienes no podrán ser resueltas sus quejas y demandas.
​Hablar de un gobierno de pobreza franciscana no necesariamente significa un gobierno responsable y eficiente, se requiere de una autoridad que opere de manera comprometida para cumplir con sus objetivos. Considero que el gobierno federal debe reconsiderar que recortar excesivamente los recursos afectará su correcto desempeño.
​Además, llegar a niveles de pobreza franciscana puede generar una imagen negativa ante el resto de mundo, donde se puede malinterpretar como falta de recursos para operar la administración pública y quedar peor que otras naciones que realmente atraviesan por situaciones más críticas.
​Si López Obrador desea pasar a la historia como un presidente austero, sin propiedades con el afán de servir al pueblo, pues que él cumpla con ese deseo pero sin afectar a quienes aspiran a tener una vida y un salario digno a través del servicio público, el cual también debe ser una forma de poder acceder de forma lícita a un mejor nivel de vida, no necesariamente franciscano.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.